MENU
ZAFIRO 89.5 EN VIVO Radio Zafiro

MENDOZA 27°C

MENU

27°C

89.5
FALLECIÓ EL 23 DE ENERO DE 1944

Edvard Munch: el noruego que pintó las emociones y gritó

"La naturaleza no es solo lo visible para el ojo, también son las imágenes interiores del alma", decía el noruego Munch, quien pintó su obra más famosa, "El grito", antes de cumplir sus treinta años, en 1893.

munch

Inspirador de emociones compartidas como los emoticones creados a partir de su célebre cuadro "El grito", el célebre pintor noruego Edvard Munch mantiene invicta su presencia tan universal como los temas reflejados en sus pinturas y grabados sobre el amor, la angustia y la melancolía que siguen convocando miradas y relecturas a 80 años de su fallecimiento.

"La naturaleza no es solo lo visible para el ojo, también son las imágenes interiores del alma", decía Munch, uno de los tres artistas noruegos modernos más conocidos en el mundo junto al dramaturgo Henrik Ibsen y el compositor Edvard Grieg.

Museos exclusivos, muestras permanentes y temporales, inmersivas, películas y la presencia de sus obras en grandes colecciones, marcan un derrotero que habilita mitos e historias sobre dolores existenciales como marco de una obra que más allá de lo expresivo permea los ciclos tan humanos de la vida y la muerte. Aunque, también lo permanente y la vitalidad de los colores, como manifiesta la pintura "El sol", colgada en el salón de actos de la Universidad de Oslo.

munch
 

Luces y sombras, color y movimiento y la vida desde el dolor al amor pasando por el sexo y la soledad, la depresión, la angustia, la ansiedad, el alcoholismo y la genialidad, conforman su amplia paleta temática, como firma del retrato de una época. "Pintar me completa", decía Munch.

A caballo entre dos siglos y figura bisagra entre el pujante e industrializador del XIX y un revolucionario y cambiante siglo XX, su mirada atenta sobre el mundo se convirtió en símbolo del sentir finisecular, y junto a Vincent van Gogh, se los señala como pioneros del expresionismo alemán.

Mundialmente conocido por "El grito" que representa a un hombre gritando con las manos en los costados del rostro, el conocimiento sobre Munch parece detenerse en la obra maestra pintada a los 30 años sin contemplar los años posteriores de trabajo ni la complejidad de la obra. Tal vez por eso, el año pasado, el parisino Museo de Orsay le dedicó la muestra "Edvard Munch. Un poema de vida, amor y muerte", en coincidencia con el 160 aniversario de su natalicio, dando cuenta de esas concepción del artista acerca de humanidad y naturaleza unidas por el ciclo de la vida.

munch
 

"En su proceso creativo Munch creaba variaciones del mismo motivo, versiones de un mismo tema", caracterizaban. Así como el escritor corrige su texto, Munch elaboraba bocetos y variantes, e incluso volvía a pintar lo mismo para recuperar el vacío dejado por una obra vendida. Pero además de pintar y ser un gran retratista, incluidos sus numerosos autorretratos y fotografías, trabajó magistralmente el grabado.

La versión inaugural de "El grito" (1893) fue expuesta en Alemania, y en una de las cuatro versiones que realizó siendo la última de 1910, cuando escribió en lápiz sobre el cielo rojo: "Sólo podría haber sido pintado por un loco". Sin embargo, la imagen concebida a partir de una experiencia en su país, fue realizada durante una estancia en Niza.

Para la versión de 1895 realizada en pasteles y vendida en 2012 por casi 120 millones de dólares -la única en manos privadas- Munch escribió en el marco con pintura de color rojo sangre el poema que lo había inspirado un año antes durante un paseo con amigos en las colinas de Oslo, con la puesta de sol y un cielo rojo como la sangre que lo dejaron "temblando de angustia" y sintiendo "que un inmenso grito infinito recorría la naturaleza".

munch
 

Con el tiempo, el cuadro "se convirtió en el símbolo de la angustia universal", y según Peter Olsen, descendiente del que fuera amigo y mecenas de Munch, quien vendió el cuadro, "muestra el momento escalofriante en el que el hombre se da cuenta de su impacto sobre la naturaleza y los cambios irreversibles que ha provocado".

El cuadro fue parte de la secuencia narrativa conocida posteriormente como "El friso de la vida", que presentó el artista invitado por la Asociación de Artistas de Berlín en 1893. Una muestra que fue suspendida a una semana de su apertura y le dio mucha publicidad.

La narración de Munch exploraba el amor, la ansiedad y la muerte, y "El grito" respondía al "clímax final del ciclo del amor", un ciclo compuesto por "la llamada del amor con la obra 'La voz', sus aspectos de placer en 'El beso', dolor con 'Vampiro', misterio erótico en 'Madonna', la culpa con 'Cenizas' y por último la 'Desesperación'", explicaba la casa de subastas Sotheby's.

 

Suscribite al newsletter

Todas las noticias de Mendoza y del mundo en tu correo