MENU
ZAFIRO 89.5 EN VIVO Radio Zafiro

MENDOZA 10°C

DOLAR BLUE $1260/$1280

MENU

10°C

89.5
MERCADO LITERARIO

El cómic ante la crisis del papel y la inflación: cómo resisten las editoriales de novela gráfica

Los sellos aseguran que están atentos a qué imprenta tiene papel y diseñan sus planes de producción en función de la existencia de materiales.

comic

 Desde el aumento del precio del papel que se ha instalado como problemática en las editoriales independientes, la crisis golpea fuertemente a aquellas especializadas en novela gráfica, por utilizar un insumo especial para las ilustraciones, lo que llevó a editores a repensar el mercado y buscar estrategias para no quedar atrapados en una lógica atroz que hace peligrar el acceso a los libros y la bibliodiversidad.

La crisis económica amenaza con llevarse puesta a una parte de la industria editorial. Ya lo había advertido el escritor argentino Guillermo Saccomanno cuando abrió la edición 2022 de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires: "A la escasez de papel, producto de la pandemia y del aumento de los costos de energía en el mundo, se le suman en nuestro país los problemas habituales. La industria del papel es oligopólica, el papel se cotiza en dólares y aun cotizando en dólares tiene inflación y ningún tipo de reglamento desde el Estado".

comics
 

En aquella oportunidad, el autor de "Cámara Gesell" había colocado el foco en las editoriales pequeñas y medianas a las que se le torna "muy difícil planificar la edición e impresión de libros". El problema está relacionado con que la producción y distribución de papel recae sobre dos empresas que controlan todo el mercado: Ledesma y Celulosa Argentina. A eso se le suman otras variables de impacto presente -como la escalada del dólar, la última devaluación del 54% y una inflación interanual que llegó al 211,4% en diciembre- y de alcance futuro, como la derogación de la Ley del Libro que impulsa el gobierno de Javier Milei, entre otras iniciativas enviadas al Congreso.

Dentro de la industria editorial, uno de los sectores más afectados por esta trama de factores con las editoriales gráficas, que utilizan un papel ilustración especial que tiene costos más elevados que los de las publicaciones tradicionales. Libera la bestia, Loco Rabia y Hotel de las Ideas dialogan con Télam sobre cómo atraviesan la crisis del papel, la inflación y qué estrategias ponen en marcha para sostener sus proyectos. Pero no son los únicos en este barco que amaga a naufragar pero resiste. Aunque acotado, el listado de las editoriales gráficas en nuestro país: allí revisten Pictus, Alquimia, Capitán ediciones, Deriva, Rabdomomantes y Plissken Studio, entre otros sellos.

Loco Rabia nació en 2008 por la necesidad de sus fundadores y actuales directores, Alejandro Farías y Marcos Vergara, de poder editar obras propias. Pronto se sumaron otros autores y autoras nacionales y con el tiempo, extranjeros. Su catálogo, compuesto por más de 160 títulos, la convierte hoy en una de las editoriales más pujantes del nicho de la historieta y de las que más edita anualmente.

museo-de-la-historieta-argentina-rosario-centro-cultural-fontanarrosa
 

Sin embargo, desde 2021, después de una cruda pandemia, comenzaron a vislumbrar la problemática de la crisis del papel. Ernesto Padilla, editor en este sello, cuenta la historia: "Los primeros rumores de la existencia de tal crisis llegaron del otro lado del océano, desde Europa. Pero ya en el último semestre del 2021 comenzó a notarse en el país. Nosotros hablamos de ello en nuestras redes, a comienzos de 2022, cuando aún no era un tema de conversación. Para abril, la cuestión se había agravado tanto que llevó a ser planteada por Guillermo Saccomanno en el discurso de apertura de la Feria del Libro".

Tras el boom del E-commerce (la compra y venta de productos a través de Internet), las empresas oligopólicas argentinas encuentran más rentable priorizar su materia prima para el cartón de embalaje, dejando de lado a las editoriales. "Pero también hay mucho de especulación. Cuando la inflación era de aproximadamente 50% anual, el papel había aumentado en el mismo período tres veces ese valor", advierte Parrilla, y cuenta que esta situación lo que lleva a "pedir presupuestos en muchos lugares" antes de la publicación de un nuevo libro.

Además, el editor cuenta: "Hay que estar atento a qué imprenta tiene papel, definir prioridades dependiendo de la clase de papel que tienen (algunos libros salen con obra de 90 gramos, pero otros necesitan 120 o similares, otros ilustración), definir pagos, porque las facilidades de antes dejaron de existir, es difícil congelar precios y luego esperar tiempos que a veces son altos, porque surgen muchos contratiempos con la llegada del papel a las imprentas y por ende, con el trabajo de impresión en sí".

De esta manera, las editoriales independientes de novela gráfica quedan desprotegidas y son obligadas a recortar el plan editorial, lo que atenta tanto contra la producción de nuevos libros como de reimpresiones. Otro problema es la inflación. En muchas ocasiones, el aumento en el papel es tal que tiene un impacto en el precio de venta de los libros, que puede resultar desorbitante. 

Suscribite al newsletter

Todas las noticias de Mendoza y del mundo en tu correo