MENU
ZAFIRO 89.5 EN VIVO Radio Zafiro

MENDOZA 16°C

DOLAR BLUE $1260/$1280

MENU

16°C

89.5
INSÓLITO

Un pastor acusado de abuso iba a ser liberado, pero hubo un cambio inesperado y seguirá preso

El religioso, de 76 años, habría abusado de una niña de 15 años en 2019, en General Alvear. Luego de llegar a un acuerdo con la fiscalía, tenía la posibilidad de salir en libertad. Sin embargo, un repentino detalle extendió el juicio más de lo previsto y seguirá tras las rejas.

polo judicial penal

La audiencia por el caso de abuso sexual a una menor de edad ocurrido en 2019, en General Alvear, cursaba sus últimos pasos cuando el acusado se negó a admitir el hecho. El pastor, identificado como Alejandro Kondratiuk Kowalik, había llegado a un acuerdo judicial, en el que sería condenado pero quedaría en libertad, desistió del convenio y permanecerá en la cárcel.

Con el objetivo de evitar el juicio, la defensa del sospechoso llegó a un acuerdo con la Fiscalía. Kondraituk debía admitir la acusación y recibiría una pena de 3 años de prisión en suspenso. Es decir, no se haría efectiva la detención si cumplía ciertas normas de conducta: tratamiento psicológico, orden de restricción hacia la víctima y no podía acercarse al centro religioso donde prestaba sus servicios. Fue esta última prohibición la que hizo caer el acuerdo.

El hombre 76 años fue imputado por dos hechos de abuso sexual simple agravado por ser ministro de culto, delito que posee una pena de 3 a 10 años de prisión.

El aberrante caso

En el año 2019, una licenciada en Trabajo Social entrevistó a una niña de 15 años en el barrio El Cerrito, ubicado en Bowen. La menor había sido madre hace poco y vivía en condiciones vulnerables, razón por la cual comenzó a ser monitoreada por los servicios.

En una de esas intervenciones, la niña manifestó que años atrás había sido víctima de un abuso sexual. Inmediatamente se notificó a las autoridades judiciales. Luego, declaró en cámara Gesell y detalló que entre diciembre de 2013 y 2015 había sido tocada en sus partes íntimas por un pastor del centro religioso ubicado en su barrio. 

Su abuela la llevaba a ese templo, donde el agresor aprovechó los momentos en que quedaba solo con la menor, por ejemplo cuando la llevaba hasta su casa en su vehículo. Según la víctima, tras cometer los tocamientos, el hombre le daba plata, caramelos o le compraba helados a la víctima, según relató.

La Fiscalía deberá solicitar la elevación a juicio del expediente y se realizará un debate convencional en los próximos meses.

Suscribite al newsletter

Todas las noticias de Mendoza y del mundo en tu correo