MENU
ZAFIRO 89.5 EN VIVO Radio Zafiro

MENDOZA 18°C

DOLAR BLUE $1235/$1255

MENU

18°C

89.5
Historias de por acá

El asesinato que ocurrió hace 113 años y que marcó la historia de Palmira

La vida intensa de un hombre que fue parte de la construcción de este pueblo de Mendoza y que terminó con su asesinato por una disputa absurda.

Palmira - Mendoza (Argentina)

Hay destinos que están marcados. Quizá todos tengan escrito su epílogo de antemano. Hay algunos que dejan presagiar desde el comienzo cómo será el resto de su historia y cómo será su final. Este es el caso de Guillermo Fuseo, involuntariamente uno de los fundadores de la ciudad de Palmira cuya accidentada vida parece haber contagiado el destino del pueblo que creó.

Este hombre de carácter fuerte, prepotente, casi violento, murió asesinado hace más de un siglo. No dejó descendientes, su tumba es hoy solo un nicho vacío y nadie sabe qué fue de sus restos.

El 26 de julio de 1911, Guillermo Fuseo, quien por ese entonces tenía algo más de 30 años, fue asesinado a cuchillazos. Quien sujetaba la faca que lo mató fue Nicolás Balobano, quien trabajaba para él como cocinero. Dicen que el homicidio se produjo por el innoble motivo de diferencias en el pago del sueldo del agresor. Fuseo murió desangrado en medio de ollas y sartenes, en la enorme cocina de su casona, que todavía hoy permanece en pie.

La historia de Palmira no estaba escrita y solo era posible reconstruirla con archivos de diarios de la época, relatos y mucha paciencia.

Hace unos años, Gastón Speziale Kairúz, un inquieto joven palmirense, nieto de Juan Kairúz quien fuera intendente de Palmira del 49 al 51 y que es egresado del colegio jarillero que lleva el nombre de su abuelo, inició un trabajo paciente de investigación.

Gastón escribió un libro contando la vida del ex jefe comunal y logró reconstruir algunos retazos de la apasionada y breve existencia de Fuseo.

Fuseo llegó a lo que sería Palmira por el año 1890. Había arribado de Italia unos años antes y su pasado familiar y algunos conocimientos de contaduría lo llevaron a trabajar en distintas casas bancarias de la capital mendocina. “En primera instancia trabajó en el banco del muy conocido Torcuato De Cartis y, cuando esta entidad cerró sus puertas, pasó a desempeñarse en el banco que poseía Simón Moreno”, contó el joven Kairúz.

Fuseo decidió luego instalarse en forma independiente y se asoció primero con Eloy González y luego estableció otra con Juan Calcagno. Estos dos casos dieron buenos resultados económicos pero concluyeron pésimamente en lo personal. El mal carácter de Fuseo generó furibundas peleas que terminaron con el joven banquero preso por agresiones.

Casamiento de Fuseo y Pouget
Casamiento de Fuseo y Pouget  en 1903 - Foto: Juan Fuseo

Luego de su segunda estadía tras las rejas, el empresario decidió reunir su importante capital e invertir en lo que era la próspera actividad de la vitivinicultura. Para ello le adquirió a los hijos del exgobernador ya fallecido Tiburcio Benegas, una gran cantidad de tierras y una lujosa casona ubicada en la orilla este del río Mendoza que tenía el nombre de Establecimiento Palmira. A esa altura, Fuseo se había casado y se asoció con su suegro, Deonisio Pouget, para dar forma a la nueva empresa.

Palmira - Mendoza (Argentina)
La histórica casona de Palmira 

Construyó una bodega, extendió considerablemente los cultivos y marcó ocho manzanas. Allí distribuyó una escuela, una sala de primeros auxilios, un mercado y una seccional policial, agrupando así a los pobladores que ya trabajaban en el ferrocarril y, sin un solo atisbo de modestia, rebautizó el paraje como “Villa Fuseo”. También su gestión fue determinante para la construcción del puente carretero de hierro que es en la actualidad un símbolo de Palmira.

Palmira - Mendoza (Argentina)
El puente de hierro del rio Mendoza, imite de Maipú y San Martín en Palmira

El 26 de julio de 1911, Guillermo Fuseo discutió con su cocinero, Nicolás Balobano. Fuseo se negaba a pagarle algún dinero del sueldo, en medio de insultos y amenazas.

El cocinero perdió la calma y, en un arrebato de furia, lo mató a cuchillazos en la cocina de la casona. Fuseo murió desangrado.

“Todo lo obtenido acerca de aquel nefasto suceso (el asesinato de Fuseo) me lo termina de confirmar lo que hallé en los archivos del Cementerio de la Ciudad de Mendoza. El personal de dicha necrópolis me manifestó que se encuentran asentados los datos de la ubicación de los restos de Guillermo Fuseo, coincidentes con la fecha del homicidio. Pero cuando fuimos a buscar el nicho, con sorpresa observamos que estaba vacío, expresándome el personal que desconocen si había sido trasladado, ya que no había ningún registro posterior”, relató Kairuz.

Suscribite al newsletter

Todas las noticias de Mendoza y del mundo en tu correo