MENU
ZAFIRO 89.5 EN VIVO Radio Zafiro

MENDOZA 29°C

MENU

29°C

89.5
En primera persona

Mi Encuentro con el Espejo del Cielo: La Laguna del Diamante

Una odisea personal a través del paisaje mendocino que me llevó a descubrir la Laguna del Diamante, un santuario natural donde la majestuosidad del volcán Maipo se refleja en las aguas tranquilas y las almas aventureras encuentran paz

La maravilla de la Laguna del diamante en San Carlos

Cruzar 61 kilómetros de tierra batida desde la imponente Ruta 40 no es simplemente un trayecto, es una transición hacia un mundo aparte. El camino, en sorprendente buen estado, se convierte en un preludio de la experiencia que aguarda. Los vehículos, desde 4x4 hasta coches convencionales, pueden navegar este camino sin sobresaltos, gracias al esmerado trabajo de los guardaparques quienes no solo vigilan sino que guían con devoción a los visitantes.

La maravilla de la Laguna del diamante en San Carlos
La imponente imagen del Maipo 

Al llegar a la base, el control de la Gendarmería es meticuloso pero cordial. Prohibidos los drones y las armas, aquí lo único que se dispara son las cámaras fotográficas y los suspiros de asombro. Te toman los datos, sí, pero también te brindan la tranquilidad de un servicio sanitario a la altura de las circunstancias.

La maravilla de la Laguna del diamante en San Carlos
Tremenda visual de un verdadero paraíso terrenal

El mirador de la laguna es un balcón a la inmensidad, mientras que el sector de pescadores murmura historias de paciencia y recompensa. La zona de acampada te invita a ser parte de la naturaleza, a pernoctar bajo un manto estrellado y a sumergirte en excursiones guiadas al corazón del Maipo. Y aunque la aventura llama, el respeto por el entorno es palpable en cada rincón: la limpieza es extrema, reflejada en la práctica de entregar una bolsa numerada para los residuos, asegurando que la belleza del lugar permanezca intacta.

La laguna, abierta hasta finales de febrero, se viste de temperaturas que oscilan entre los 7 y 12 grados, un fresco abrazo entre el sol y la brisa. Desde Mendoza ciudad, un viaje de aproximadamente dos horas y media te separa de esta maravilla, con un último ascenso hasta los 4.200 metros antes de descender a los 3.800 metros donde yace, serena y magnífica, la Laguna del Diamante.

La maravilla de la Laguna del diamante en San Carlos
La fauna autóctona, una verdadera maravilla

La experiencia es una sinfonía de elementos naturales, donde cada mirada es una fotografía viva: el volcán Maipo, imponente y nevado, se refleja en las aguas cristalinas de la laguna, que parecen haber capturado un fragmento del cielo. La flora y la fauna, discretas pero vibrantes, añaden matices de vida a la paleta de colores terrosos y azules.

Laguna del Diamante por Roberto Louet
La maravilla de poder contarlo por Roberto Louet

Como Roberto Louet, de Diario Mendoza, puedo afirmar que estar aquí es más que una simple visita; es un diálogo con la tierra y con uno mismo. Es un recordatorio de la magnificencia de nuestro planeta y la importancia de preservar estos tesoros naturales para las futuras generaciones. Es una vivencia que transforma, y que, al igual que las aguas de la laguna, refleja la luz de nuevas perspectivas y entendimientos.

La Laguna del Diamante es un viaje esencial, un destino que despierta el alma y agudiza los sentidos. Es un capítulo de nuestra tierra que todos deberíamos leer al menos una vez en la vida.

Suscribite al newsletter

Todas las noticias de Mendoza y del mundo en tu correo