MENU
ZAFIRO 89.5 EN VIVO Radio Zafiro

MENDOZA 29°C

MENU

29°C

89.5
TRES VECES CAMPEÓN

Pequeñas Sabidurías del Fútbol Argentino: El arquero (PARTE 4)

Diario Mendoza comparte, en exclusiva, fragmentos del libro "Pequeñas Sabidurías del Fútbol Argentino" del escritor mendocino Pablo Rolando Marianetti que repasa consideraciones futboleras "que hasta el 2022 permanecían olvidadas".

dibu martinez

El arquero argentino, por historia y tradición, es un “arquero atajador”. Si bien hemos tenido algunas excepciones como Hugo Orlando Gatti, quizás el más emblemático “arquero salidor”, la mayoría de nuestros arqueros destacados han sido “atajadores” y no “salidores”, desde Antonio Roma y Amadeo Carrizo, hasta Ubaldo Matildo Fillol, modelo consagrado del arquero argentino desde 1978.

gatti hugo
Hugo Orlando Gatti, el "Loco"

Años después, el nunca bien ponderado Nery Pumpido, aún criticado por algún desacierto en la final del 86, a pesar de sus múltiples atajadas durante todos los partidos en ese mismo  campeonato que nos salvaron la Copa, también fue un gran arquero “atajador”. 

nery pumpido
Nery Pumpido, campeón del mundo 1986

Y también lo fue el talentoso Sergio Goicochea, recordado por contener aquellos tiros desde el punto del penal durante definiciones por empates en Italia 90, aunque pocos recuerdan que fue un excelente arquero durante todos aquellos encuentros sin perder hasta la final.   

goycochea sergio
Sergio Goicochea, el ataja penales

Porque el buen arquero argentino en general es un arquero “atajador” y no “salidor”, y se luce bajo los tres palos. No necesita salir a anticipar demasiado, de lo cual se encargan bien nuestros defensores centrales. 

Sólo existe una regla de oro que debe cumplir un arquero argentino, por la cual puede ser juzgado, una regla también medio olvidada que citaremos a continuación, para sabiduría y deleite de futboleros grandes y chicos: 

“El área chica es del arquero

(VERDADERO)

 El área chica constituye el terreno donde el arquero no debe fallar, su espacio de responsabilidad. Allí debe ganar, toda pelota llovida debe ser suya, pudiendo correr dos pasos y elevarse extendiendo sus brazos más arriba que cualquier intento de un jugador rival, porque además, ante una embestida contra su persona el referí deberá sancionar falta en ataque por carga contra el arquero.

Ahora bien, así como se responsabiliza al arquero por no alcanzar un centro en el área chica, se lo debe excusar por no salir a buscar los centros que caigan sobre el resto del área grande. 

Por ejemplo, si un centro ideal cae sobre el punto penal, cortar ese centro es responsabilidad de un defensor, en especial de alguno de los dos centrales, que deben cabecear despejando de arriba dichos envíos, mientras que el arquero sigue bajo los tres palos para contener algún remate posible. De otro modo, si el arquero sale demasiado lejos de su valla a cortar, es probable que ni alcance el centro, ni pueda contener un posible remate posterior. 

El arquero debe ubicarse bajo los tres palos y si sale no perder posición respecto de su arco para achicar los espacios, los ángulos de tiro en un mano a mano, por ejemplo, virtud que los arqueros supieron conservar hasta hoy. 

sergio romero
Sergio Romero, subcampeón del mundo Brasil 2014

Sin embargo, han perdido la capacidad de embolsar la pelota sin dar rebote, como hacían Fillol, Pumpido o Goicochea. Luego sólo  Sergio Romero demostraba dicho talento, un justo elegido para el arco de la selección muchos años, porque también se hacía dueño del área chica y era un gran arquero bajo los tres palos. 

Emiliano Martinez recuperó muy bien estas características necesarias para un arquero campeón, sorprendiéndonos desde su llegada a la selección en cada partido, transformándose en un verdadero patrón del área chica y del arco.   

dibu martinez
Emiliano “Dibu” Martínez, campeón del mundo 2022

Un buen arquero también debe saber armar la barrera para esperar los tiros libres directos y ubicarse en consecuencia. 

Algunos arqueros temerarios arman barreras dejando un hueco o un espacio libre que esperan cubrir ellos si la pelota viene directa por allí, a quemarropa, es bastante arriesgado, por no decir un error. La barrera debe cubrir todo el ángulo de tiro hasta el metro ochenta que es la altura promedio de los jugadores. Y ellos no necesitan ni saltar, ni abrirse. Si la pelota se impactó demasiado fuerte chocará contra ellos sin elevarse lo suficiente. 

Si se impactó suave se elevará bien sobre ellos pero llegará débil al arquero y éste la podrá contener con tranquilidad. 

amadeo carrizo
El gran Amadeo Carrizo

El arquero debe esperar ubicado hacia el centro de su valla, un pasito más cercano a su palo, respecto del flanco del ejecutante, debe esperar el tiro por elevación, ya que la barrera cubrirá todo el ángulo de disparo si viene a baja o media altura. 

Y los tiros por elevación logrará contenerlos en su gran mayoría con tranquilidad, quedándose en su sitio o dando uno o dos pasos hacia los costados, porque al superar la barrera darán tiempo al arquero a llegar. 

Ahora bien, si el ejecutante del tiro libre logró dar fuerza, velocidad y comba suficiente para superar la barrera y bajar en el ángulo superior del arco, será un gol extraordinario y el arquero deberá no tendrá ninguna responsabilidad mientras no se ponga a aplaudir, Ja, ja. 

antonio roma
Antonio Roma, emblemático arquero del fútbol argentino

En los tiros libres el arquero domina la situación si hace estas cosas bien, salvo gol extraordinario. 

En cambio en los penales todo favorece al ejecutante que carga con la responsabilidad de saber patear. El arquero podrá elegir un palo y jugarse, pero si está bien ejecutado el disparo será gol. Le queda esperar una ejecución fallida para atajar, adivinar un pique o un bombazo al medio, o volar hacia algún remate que no venga bien esquinado ni fuerte.   

El arquero debe atajar todo lo posible durante el desarrollo del juego y su actuación será vital para el equipo. En el Mundial de Argentina nos convirtieron  sólo cuatro goles en siete partidos, tras las excelentes actuaciones de Fillol. 

En México 1986 sólo cinco, gracias a Pumpido.

Estas pequeñas cifras de goles en contra influyeron para lograr ambos campeonatos. 

Goicoechea y Romero fueron grandes arqueros también y recibieron sólo cuatro goles en los siete encuentros de los mundiales 1990 y 2014, respectivamente, cumpliendo actuaciones inmejorables que influyeron para obtener ambos subcampeonatos.

Emiliano “Dibu” Martínez recibió en cambio ocho goles durante los siete encuentros jugados el mundial 2022. Alta cifra de goles en contra para un equipo campeón. Pero cabe señalar que cinco de esos ocho goles los recibimos en dos empates, contra Holanda dos a dos y en la final con Francia tres a tres. 

dibu martinez vs polonia
Dibu Martínez

Pero luego para las definiciones por penal debidas a esos empates, pudo contener tres penales imponiendo su personalidad ganadora y su atención privilegiada capitalizando los desaciertos de algún ejecutante rival. 

Además algunos de los goles que recibió se produjeron en esos escasos momentos donde nuestra selección se replegó, armando línea de cinco en el fondo, lo cual constituye el único error táctico de Scaloni en todo el mundial. Esos dos breves lapsos de tiempo. 

Felizmente la mayor parte del tiempo en Qatar jugamos con línea de cuatro en el fondo, que es lo correcto, porque en toda defensa impar, sea con tres o cinco, se perjudica al arquero y al líbero central, lo cual analizaremos en el siguiente capítulo dedicado a la defensa. 

Segundo capítulo del libro "Pequeñas Sabidurías del Fútbol Argentino" escrito por Pablo Rolando Marianetti.

Suscribite al newsletter

Todas las noticias de Mendoza y del mundo en tu correo