MENU
ZAFIRO 89.5 EN VIVO Radio Zafiro

MENDOZA 16°C

DOLAR BLUE $286.00/$290.00

MENU

16°C

89.5
HISTÓRICO

Manu Ginóbili se convirtió en el primer argentino en ingresar al Salón de la Fama

La leyenda del básquet argentino logró a los 45 años el ingreso al prestigioso Salón de la Fama del basquetbol 4 años después de su retiro.

manu ginobili

El histórico Emanuel David Ginóbili fue condecorado este sábado con uno de los logros más altos en la vida de un deportista: el argentino, de 45 años, ingresó al Salón de la Fama en su primera oportunidad como elegible en una ceremonia que se llevó a cabo en Springfield, Massachusetts. 

El bahiense es el primer argentino en obtener este reconocimiento, ingresando al olimpo del básquet mundial con figuras como Michael Jordan, Shaquille O'Neal, Scottie Pippen o Magic Johnson. Acompañado por su familia (estuvieron presente su hermano Leandro, su esposa y su hijos) como así también por compañeros de sus épocas de jugador, como Luifa Scola, Fabricio Oberto, Chapu Nocioni, Julio Lamas (su entrenador en el combinado nacional) el mejor basquetbolista de la historia argentina recibió el honor de la mano de su ex compañero en los Spurs, Tim Duncan, quien ingreso al HOF en 2020. 

“Lo más increíble de mi carrera es que al mismo tiempo que estaba con los Spurs tuve una fantástica carrera con mi selección, igual de divertida, igual de exitosa (…) Siempre lo hicimos todo como equipo. Aprecio cómo estuvimos tanto tiempo juntos, los campeonatos, las conversaciones, los desayunos, el jet-lag. Eso es más que amistad, eso es hermandad. Ojalá tengamos más aventuras fuera de la cancha”, dijo, entre otros conceptos.

Manu Ginóbili dando su discurso de ingreso en el Salón de la Fama, "apadrinado" por Tim Duncan

Manu no olvidó su recorrido. “Estoy acá por haber sido parte de un equipo, uno de los más importantes de los 2000, no por los logros individuales. Pero hoy también quiero hablar de los equipos que no fueron tan exitosos y fueron pasos para llegar hasta aquí. Todo comenzó a los seis, siete años, en Bahía Blanca, a una cuadra de mi casa. Fue un gran lugar para desarrollarme. Ahí jugué hasta los 18 años y me convertí en profesional”, narró Ginóbili, con pasión y estupenda claridad narrativa.

Manu Ginóbili luciendo la emblemática chaqueta naranja que reciben los que ingresan en el Salón de la Fama del básquetbol

Y siguió: “Jugué en Andino de La Rioja, después en mi ciudad con mi hermano Sepo. Durante mi crecimiento gradual estuve siendo parte de los equipos de la selección y después Italia, con Reggio Calabria, ellos confiaron en mi y tuve grandes líderes. Después di el salto a Virtus Bologna, donde Ettore Messina me enseñó muchísimo; muchas gracias coach. La experiencia italiana fue muy valiosa para mí, me convertí en el jugador que fui en la NBA y también en el hombre que fui”.

Hasta que el discurso llegó a los Spurs, claro: “En esos años, todavía en Reggio Calabria, me llamaron para decirme que me había seleccionado San Antonio Spurs. No lo podía creer. Pensé que se habían confundido, no tenía ninguna expectativa, nadie me había dicho nada previamente. Fueron 16 años en San Antonio, 16 años jugando para el mismo entrenador, representando a los mismos colores, la misma ciudad. Tantos amigos, tantas experiencias increíbles. Pop, ¿qué puedo decir sobre vos? (dijo Manu, mirando a su exentrenador). Fuiste tan tan importante para mí y mi familia, nunca podré agradecerte lo suficiente. Pude jugar con uno de los mejores de la historia, Tim (Duncan), aprendí de vos cómo ser un ejemplo en la cancha. TP (Parker), nunca dejamos que nuestros egos generen peleas, sabíamos cómo repartir nuestro tiempo, que al principio el mío era menos. Juntos ganamos muchas cosas, pero para ganar un campeonato se necesitan un montón de piezas y las tuvimos”.

Suscribite al newsletter

Todas las noticias de Mendoza y del mundo en tu correo