MENU
ZAFIRO 89.5 EN VIVO Radio Zafiro

MENDOZA 16°C

DOLAR BLUE $1260/$1280

MENU

16°C

89.5
Kazajistán

La fascinante joya que descubrieron arqueólogos en una tumba de 1500 años

En Kazajistán, arqueólogos desenterraron ornamentos de oro en la tumba de un noble antiguo, revelando secretos de la cultura túrquica de hace un milenio y medio

joya

En Kazajistán, arqueólogos han hecho un hallazgo significativo en una tumba de 1.500 años de antigüedad, descubriendo dos ornamentos de oro con las representaciones más antiguas conocidas del gran kan, o "khagan", de los Göktürks, una confederación nómada de pueblos de habla túrquica que ocuparon la región durante aproximadamente tres siglos.

Zainolla Samashev, arqueólogo del Instituto de Arqueología de Kazajistán y líder de la excavación describió los ornamentos como placas de oro lujosas que muestran al "soberano coronado, sentado majestuosamente en un trono en una pose santa y rodeado de sirvientes", lo que subraya la naturaleza sagrada del poder en la sociedad túrquica antigua.

Estos artefactos se encontraron en el sitio de Eleke Sazy, cerca de las remotas fronteras orientales de Kazajistán con China, Mongolia y Siberia rusa, donde Samashev y su equipo han trabajado desde 2016.

La tumba del siglo VI pertenecía a un noble, probablemente un "tegin" o "príncipe" en el antiguo idioma túrquico cuyo lugar de entierro se convirtió en el siglo VII en un "complejo memorial cultico" que deificaba al hombre fallecido. Samashev sugiere que el príncipe podría haber pertenecido al clan real Ashina de khagans, que fundó dos estados túrquicos en las estepas de Eurasia central entre los siglos V y VIII y gobernó hasta ser conquistados por otro grupo túrquico que se convirtió en los Uigures.

joya
La hermosa joya descubierta por arqueólogos. Foto: Z. Samashev

Las dos placas de oro, encontradas en la cámara central de la tumba donde el príncipe fue cremado, parecen ser una forma de hebilla de cinturón, símbolo de poder en la sociedad túrquica. Miden aproximadamente 3.7 centímetros de ancho y una de ellas estaba gravemente dañada por el fuego de la cremación. En cada placa, el Gran Kan está representado en el centro, usando una corona ornamentada y sentado en un trono adornado con dos caballos, flanqueado por dos sirvientes arrodillados ofreciendo comida.

Suscribite al newsletter

Todas las noticias de Mendoza y del mundo en tu correo